Infografía 3D y la integridad del Diseñador

La infografía, consiste en la representación gráfica en 3D de un entorno mediante programas informáticos, facilitando así, que el cliente pueda imaginarse de una manera mucho más sencilla, el cómo se concebirá un espacio que aún no existe como tal.

Las infografías, que hacen referencia, no sólo a imágenes estáticas o renders, si no también a recorridos virtuales, se han convertido en herramienta fundamental de venta, y hay multitud de programas que se emplean para la consecución de las mismas.

Al igual que en fotografía, se busca reflejar de manera estética y lo más fiel posible, la que será una futura realidad. Es aquí donde entra en juego la integridad del profesional que realiza este montaje visual, ya que es sencillo adulterar una imagen para dotarla de una mayor belleza y favorecer de este modo la venta. Pero si este montaje en 3D, no está basado en unas medidas fidedignas y en una idea previamente contrastada y consensuada con los profesionales adecuados que puedan llevarla a cabo, nos encontramos con algo que con toda seguridad será totalmente ficticio. De este modo, el cliente, que a priori no es consciente de ello, se creará una expectativa absolutamente irreal que concluirá en un desencanto al ver el resultado final.

Materiales que no son lo que aparentan ser, pesos que no son soportados por los apoyos que aparecen en la imagen, o un espacio más pequeño del realmente representado, son algunos de los errores del infografista. En ocasiones errores malintencionados buscando aumentar las posibilidades de venta y en otras simple desconocimiento o desinformación, pero en cualquier caso, al final, supone un problema para el cliente.

No es este el único caso en el que se trata de falsear creando una imagen utópica. Es común encontrar en planos de viviendas, sofás o lavabos de medidas muy reducidas e irreales, haciendo así, en apariencia, el entorno de los mismos mucho más amplios de lo que son, y cuando el cliente compra un sofá, se da cuenta, que el espacio que queda alrededor de él, es insuficiente, y acaba frustrado. La distribución es la base fundamental de todo proyecto, para evitar este tipo de errores.

En Senza trabajamos siempre desde una realidad factible forjada a partir de una buena distribución basada en medidas reales, contrastando con los profesionales adecuados y con un equipo íntegro que no busca, si no, la satisfacción del cliente.

Francisco Flores

 

 

Subscríbete a nuestro blog:
Acepto los términos legales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *